BARCELONA BRUTA


Cuanto mas remuevo la mierda, mas mierda sale.....

AMASDES

jueves, 19 de abril de 2018

La acampada de plaza de catalunya....



Estas ultimas semanas en la plaza de catalunya se ha iniciado un movimiento de sin techo, el ayuntamiento ha desalojado a los acampados por causa de Sant Jordi, pero la idea debe continuar.

martes, 27 de febrero de 2018

Ultima denuncia sobre la corrupción en los servicios sociales del ayuntamiento de Barcelona.



Puede existir un "Iceberg", una "Piramide" de 34 puntas?.  

Si existe,  se llama Xapsll y esconde la corrupción de las falsas fundaciones y entidades que viven de la miseria y la pobreza dentro de la "matriz" del propio Ayuntamiento de Barcelona, Serveis Socials.

En este nuevo articulo Andrei Cristian, Fundador de BCN Social, denuncia la oscura realidad de Arrels Fundació y su presidente Busquets.

https://www.linkedin.com/pulse/qui%C3%A9n-vive-de-la-caridad-los-usuarios-o-profesionales-elenei

El articulo en la "vozdelusuario@barcelonasocial.org",   se titula " Quien vive de la caridad, los usuarios o los profesionales".


Una pista sobre los que han sabido buscar la llave de los fondos públicos
¿Quién es Arrels Fundación?, pues una descripción real y sin ambigüedades, como resumen de este artículo tal y como veremos a continuación, y en base a la naturaleza de las instituciones caritativas, sería lo siguiente:
  • "Es una fundación del tercer sector, que necesita alimentar con más de un millón y medio de euros al año a los 53 personas contratadas, para que, a su vez, estos puedan controlar y administrar la pobreza de unas 2.000 personas sinhogar, por medio de la sincronización y motivación estructural de 364 personas trabajadoras voluntarias"
¿Es socialmente responsable que los servicios sociales sean privados?
Este artículo, dentro de la revista "La Voz del Usuario", será el primero de la sección "Desmontando el Estado de la Caridad". En dicha sección iré publicando de forma mensual una breve investigación sobre la capacidad financiera de alguna organización perteneciente al tercer sector de Barcelona, e intentaré divulgar la realidad sobre la contrapartida social de estas organizciones en relación al marco teórico de actuación hacia los usuarios y hacia la sociedad en general, es decir, ¿Cumplen con lo que dicen?, ¿Son responsables con los recursos que reciben? y ¿Están defraudando a la sociedad y/o a la justicia?
La primogénita organización de esta sección es Arrels Fundación se define a si misma de la siguiente manera: "Somos una fundación privada que, en Barcelona, ayuda a las personas sin techo a conseguir una vida lo más autónoma posible". Según veremos a continuación, y con la ayuda de información, que la misma fundación hace pública, que lo único que hay de verdad en el argumento anterior es que son una fundación privada, pues quienes en verdad consiguen una vida autónoma son sus empleados, porque la fundación se gasta una media de 35.000 euros aproximadamente al año en cada profesional, mientras que apenas se gastan unos 350 euros, durante el mismo período de tiempo, en una persona usuaria de sus recursos.
Los profesionales de Arrels, viven cien veces más de la caridad, que los usuarios atendidos
Arrels Fundación, a lo largo de un mes, se gasta 3.000 euros de media en los sueldos y salarios de cada prefesional, mientras que en una persona usuaria se gasta tan solo 30 euros de media.
IMPORTANTE: Cada profesional de Arrels recibe 100 euros por cada euro gastado en un usuario, y este hecho convierte a los profesionales de esta fundación en la vanguardia de los beneficiarios de la caridad
La partida de "Ingressos per donatius" marca las donaciones recibidas por un importe de 1.786.216,38 euros.
La partida de "Despeses de personal" marca los 1.698.818,24 euros de gasto en los sueldos y salarios de los 53 personas empleadas que tIrene la fundación.
La partida de "Ajuts monetaris" marca los 763.919,02 euros que se han gastado en los 1.917 personas usuarias atendidas.
Para averiguar esta diferencia de 100 veces entre los beneficiarios de la caridad, dividan los importes antes mencionados en las partidas de gastos entre sus beneficiarios correspondientes, es decir, dividan el gasto de personal entre los 53 empleados y dividan también el gasto de las personas usuarias entre 1.917 que atendieron, y después comparen los importes, y también dividanlos por meses o unidades monetarias.
Hagan sus comparativas entre el importe de las donaciones y el gasto en sueldos y salarios, así como la participación de los 364 voluntarios declarados y la docena de ex usuarios no declarados, de los que hablaré a continuación.
En algunos blogs de por internet se puede encontrar información relativa a que la fundación Arrels pertenece a la congregación religiosa del Opus Dei. Personalmente no he encontrado evidencias claras en cuanto a esta relación, y he visto que los rumores online peden derivarse del nombre que posee la orgnaización, de "Arrels" que significa "raices", y "Les arrels de l'alegria" que sería una especie de credo religioso sobre la sonriza y la alegria que la congregación religiosa profesa en sus manifiestos.
Si hay algo de verdad sobre estos rumores, lo sabrán con seguridad los proveedores de donaciones y legados, quienes destinan, de forma casi constante en el tiempo, más de un millon y medio de euros cada año a las arcas de esta fundación; donaciones y legados que, como hemos visto hasta ahora, acaban totalmente en los bolsillos de los 53 empleados que posee la fundación.
Personalmente desconozco si los filantropos de la fundación tienen alguna idea de adonde acaban sus fondos, pues podría darse el caso de que lo supieran y que lo hicieran a conciencia, pero es más probable que no, que no sepan nada y que den por hecho una bondadosa administración y destino final de sus recursos.
De los esclavos "declarados" y los "no declarados" que posee la fundación Arrels
La fundación dice ser muy transparente, y publica sus cuentas anuales a través de su página web en el sub apartado llamado "Las cuentas claras" dentro del apartado "Quiénes somos". Mirando sus informes de auditoría más el resto de información que tienen publicado, he podido ver que ostentan el control y la administración de 364 personas voluntarias, más a un número no declarado de "personas atendidas".
Estos últimos, son los verdaderos cronificados del sistema, es decir, que no son los cronificados de la calle, sino del sistema, de los que el sistema acoge como fieles seguidores y mantienen el flujo de clientes garantizado. Estas personas fueron atendidas en sus momentos, y, tras un supuesto proceso de recuperación exitoso y casi milagroso con la atención recibida, algo así al estilo de los liberados exorcistas en la iglesia evanghelica, han adoptado la postura de apóstoles y fieles misioneros.
Son los que salen por la tele, por los periódicos y por alguna ponencia que la fundación, al igual que muchas otras del sector, utilizan para vender una falsa imagen. Digo de falsa imagen, porque a menudo estos mismos usuarios, supuestos ejemplares exitosos de un programa social en concreto, que son utilizados por estas en los medios de comunicación, a menudo recaen en toda clase de vicios y problemas de salud mental, y nunca se independizan de la fuente, pues los utilizan para producir documentales, shows, artículos y conferencias, pero luego los ingresan en toda clase de centros para la desintoxicación y terapias de salud, no mejorando nunca sus estados de salud y condición social, a excepción de los pocos tiempos que duran las charlas o las entrevistas mediáticas. En el artículo sobre los cronificados del sistema, pondré algunos ejemplos reales con historias impactantes sobre lo que acabo de mencionar, pues valdrá la pena hacerlo, por la magnitud dramática de esas prácticas antisociales de las entidades hacia las personas cronificadas por y para ellas.
Estas personas, las que fueron atendidas y ahora ejercen de mano de obra esclava, son "el gancho" para cualquier organización del tercer sector que ofrezca servicios a personas sin hogar, pues son el vínculo y la cara familiar de la fundación hacia los posibles clientes sinhogar. Estos, al tener la marca de la calle en sus talones, ofrecen confianza a los nuevos llegados, o a los que puedan encontrarse por ahí durante las redadas que llaman "campañas de sensibilización", y hacen de captadores natos y a coste cero para la fundación. La participación de estas personas voluntarias que fueron atendidas, se da a diferentes niveles, y no sólo en el de la captación, pues luego dan charlas, talleres e incluso acompañan, a los que acaban haciendo uso de los recursos, en sus procesos de institucionalización social hacia el ecosistema previamente diseñado y fuertemente reforzado por la fundación. La figura del "usuario reinsertado" o normalizado, es fundamental para el Estado de la Caridad, al igual que lo era la figura de los seguidores misioneros en las antiguas ordenes religiosas, pues aquellas, al igual que las modernas de hoy en día bajo la máscara de ONG, a cambio de un trozo de pan y un vaso de agua, arrastraban de por vida a la personas auxiliadas, para no dejarlas descansar en libertad y segur su rumbo en la vida, sino que se hincieran esclavas por autoengaño, y que sirvieran así ciegamente a la orden hasta dar incluso la vida por ella. Todavía no he terminado de redactar el artículo sobre los usuarios cronificados del sistema, pero estoy en ello, y allí explicaré la figura con más detalles y testimonios incluidos. Explicaré el nacimiento y comportamiento de estos papeles dentro de muchas organizaciones del tercer sector, siendo el nombre de "PEER Support" como la acuñación normalizada e institucionalmente aceptada de esta figura en el modelo futurista de la caridad lllamado "Housing First".
En cuanto a los 364 voluntarios, pues son personas que acabaron pululando y orbitando alrededor de la fundación, porque fueron cautivados, en gran parte, por una nube de falsa esperanza y una búsqueda de valor añadido en sus currículos profesionales. Al parecer y desde un punto de vista ajeno al tercer sector, ir de voluntario con Arrels, es equivalente a hacer grandes cosas, pero cuando las personas acaban incorporándose como voluntarias en el sistema, se dan cuenta, muchos de ellos y ellas, que no es nada de lo que se imaginaban, pues aquella aura de grandeza que les embaucaron al principio, no tenía nada de real, pues ni era grande, ni interesante, y tampoco molaba, porque lo único que hay es explotación laboral y social de los desafortunados.
De esos 364 personas voluntarias, poco más de la quinta parte son fijos, es decir, de los que fueron siempre y quizás lo seguirán siendo, porque el resto de personas voluntarias son recurso humano circulante. Gran parte son pobres estudiantes, quienes al desconocer la jungla social, acaban enganchándose en alguna tela de araña capitalista, que en este caso es la del equipo directivo de Arrels Fundación.
Y para terminar
Podemos ver que el director de la fundación Arrels, el señor Busquets, aparte de llevarse un sueldo de poco más de 50.000 euros al año, también se contrata a si mismo para servicios de auditoría de cuentas, pues contrata con la fundación a una empresa de contabilidad de la que también es director y propietario, y hace el informe de auditoría, llevándose otros 5.000 euros, de los que también hace mención en el mismo informe.
En cuanto esto, le preguntaría al señor Busquets si no le parece una broma de mal gusto y una costumbre tipificada como algo "ilegal o inmoral" el hecho de que afirme en el informe de auditoría hecho por si mismo, que "En su opinión, las Cuentas Anuales expresan, en todos los aspectos significativos, la imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera de Arrels Fundación", mientras es el director en Arrels y al mismo tiempo el contable, pues cobra por ello con la empresa de contabilidad, siendo más facturación todavía a su cuenta, a partir del sueldo de directivo y los honorarios de la auditoría.
Lo que tiene de fiel la imagen de esas cuentas, hechas en estas circunstancias, tengo yo de sacerdote. Es más, he mirado algo por encima en las tablas de amortización y los derechos de concesión sobre los inmuebles, y, creo que el señor director, contable y auditor, pudo no haber realizado muy bien las cuentas. Para no hablar de los contratos que se realizan al exterior y sobretodo los insignificativos gastos que los califica de ayudas.
Desde mi punto de vista, esas cuentas y las de los últimos 5 años, tendrían que ser revisadas por algún técnico de la Agencia Tributaria, porque una organización tan cerrada en cargos y gastos, algo feo se trae entre manos.



viernes, 23 de febrero de 2018

Sistema de mierda



Porque le llamo "Sistema de mierda"?


De todos es conocida la "corrupción" de Ada Colau para mantenerse en el poder, la historia se repita, burguesa que aparenta vivir como antisistema, anti-capitalista se corrompe para obtener el poder.

La alcaldesa es corrupta e hipocrita.

El ayuntamiento es un nido de ratas.

Los politicos son unos asquerosos oportunistas.

Los empresarios que ganan dinero con la miseria y la pobreza son unos hijos de puta.

Los servidores del sistema, tanto profesionales, funcionarios y empleados lo "sustentan" porque son los que reciben realmente la ayuda social, son los que obtienen la "Inserción Social".

Los "usuarios" somos la mierda que alimenta toda esta piramide.


Dos años intentando hacer ver a laia Ortiz y a su red, que si se quisiera sacar a los sin techo e indigentes de la calle se conseguiria, de diversas formas, entre ellas las de aprovechar locales alternativos o el permitir el montaje de modulos prefabricados de obras o contenedores maritimos. Estos "sinverguenzas" han cogido la idea pero no para dar solución a los sin techo, sino para crear modulos prefabricados para darlos como "vivienda social" asi pueden robar mas dinero, dejan de construir edificios de obra, van a crear 3 edificios modulares, transportables, pero no para personas de la exclusión social como son los sin techo e indigentes, estos hacen falta en la calle como prueba para seguir pidiendo ayudas comunitarias.

sábado, 23 de diciembre de 2017

Qui ja per darrera.....

 
 
 
 
 
Jesús Ruiz (XAPSLL), la tinent d'alcalde Laia Ortiz i el coordinador del pla, Albert Sales.
 
 

La solución no son mas albergues...



https://www.catalunyareligio.cat/es/node/216503

LA SOLUCIÓN NO SON MAS ALBERGUES......

(Fundació Pere TarrésLa nit del 17 al 18 de maig tindrà lloc el recompte de persones que dormen al ras a Barcelona, organitzat per la Xarxa d’Atenció a Persones sense Llar (XAPSLL) amb la participació de 1.000 voluntaris. Aquesta xarxa la conformen entitats com ara Càritas Diocesana de Barcelona, Serveis Socials de Sant Joan de Déu, les Filles de la Caritat o la Comunitat de Sant Egidi, entre d'altres.
Darrera el Recompte hi ha David Vázquez Villamor, educador social format a la Facultat Pere Tarrés – URL i psicopedagog. Des de la Fundació Pere Tarrés l’han volgut entrevistar per conèixer més a fons què promou la iniciativa del recompte de persones sense sostre.
Quan i com serà el recompte?
Aquest any realitzem una nova edició del recompte des de la XAPSLL, formada per 33 entitats i organitzacions de l’àmbit de les persones sense llar en general, ja sigui gestionant equipaments, menjadors socials, centres oberts, centres d’acollida o habitatge social; que es farà la nit del dimecres 17 al dijous 18 de maig.  Per ampliar la sensibilització, s’ha volgut fer un recompte per districtes de tot Barcelona i s’han previst 13 punts distribuïts per casals de barri, centres cívics, ateneus i seus dels districtes de la ciutat.
Com podem fer-nos voluntaris i formar part del recompte?
Per a formar part del recompte s’ha de ser major d’edat i no cal tenir experiència prèvia. Des de la XAPSLL es recomana portar smartphome amb la bateria carregada per a poder fer servir l’aplicació mòbil que s’utilitza per a dur a terme el recompte. A més, també aconsellem tenir previst un mitjà de transport per tornar a casa, ja que l’activitat acabarà en plena matinada. Tothom que hi estigui interessat pot inscriure’s al web.
Per què feu el recompte?
El recompte té una doble missió, conèixer l’abast del sensellarisme a Barcelona i sensibilitzar a la població de la problemàtica de les persones sense llar. El recompte permet tenir una fotografia de la ciutat, és a dir, a banda de conèixer les localitzacions, els llocs que potser han passat per alt en la feina quotidiana dels educadors de carrer, permet saber de quantes persones sense llar estem parlant.
Per altra banda, el recompte és una eina que permet sensibilitzar a la població. Per això hem fet especial incidència en els 13 punts distribuïts per la ciutat, fet que implica que punts que no han estat en contacte amb aquesta problemàtica, o que han passat per alt, preguin consciència i al mateix temps puguin participar en una acció comunitària.
En quins barris de Barcelona es concentra el fenomen del sensellarisme?
Tot i que podria semblar que el sensellarisme es concentri a Ciutat Vella, ara mateix hi ha més persones dormint al carrer a l’Eixample i Sant Martí. El fenomen s’ha anat desplaçant gràcies a la intervenció al carrer al districte de Ciutat Vella. La majoria de les persones que dormen al carrer es concentren a la meitat sud de la ciutat, tot i que també hi trobem persones sense llar als districtes de Sarrià-Sant Gervasi o Les Corts. De fet, la muntanya de Collserola és un lloc on és freqüent trobar-se algun tipus d’habitatge construït. Per tant, no hi ha cap zona de la ciutat que estigui vacunada contra el sensellarisme.
Què explica la persistència de població sense llar al carrer?
És important saber que una persona quant més temps està en situació de carrer més costa que se’n surti. Per tant si parlem d’una persona amb una situació cronificada amb 20 anys d’exclusió, doncs els experts diuen que pot tardar 20 anys en recuperar una vida digne. En canvi, una persona que porta menys de dos anys és més recuperable. Així doncs, aquí ja tenim un primer indicador que assenyala que el fenomen del sensellarisme sovint també ve acompanyat de problemes de salut mental, de pèrdues de capacitat, de pèrdues cognitives o de manca de recursos, en definitiva persones que han llançat la tovallola. Cal tenir en compte també que la soledat generada pel sensellarisme va acompanyada d’una desconfiança cap al sistema.
Quina solució esteu impulsant des de la XAPSLL per combatre el sensellarisme?
La solució no és obrir més albergs perquè la gent hi vagi perquè s’ha demostrat que no tothom vol anar-hi. Els albergs són plens, però al mateix temps hi ha persones que els rebutgen i per això s’està incidint en una política de l’habitatge d’inclusió aprofitant el context de la nostra ciutat en el que, tot i que sigui una ciutat cara per viure, hi ha molt habitatge buit. Des de la XAPSLL estem incidint que les polítiques d’habitatge contemplin també aquest sector de població que fins ara no estava inclòs.
Quin és el perfil de la persona sense llar?
Els perfils de les persones que viuen al carrer són molt diversos com variats són els factors d’exclusió. Hi ha persones en situació de carrer que han estat en una família i en el moment de separar-se han entrat en una depressió o en algun tipus d’addicció, sigui alcohol, cocaïna o o el joc, o altres tipus d’addiccions. També hi ha persones que parteixen d’algun entorn desafavorit, que s’han criat sense família o amb una de molt desestructurada. També ens trobem un ampli sector de les persones en situació de carrer d’origen estranger amb feina estable al seu país però que a l’arribar aquí no s’han trobat amb el que s’esperaven. La seva situació és fruit de les crisis migratòries. Aquest sector, que no arriba al 50%, cada vegada creix més.
Quin és el paper del sistema de protecció social i de les ajudes econòmiques en relació a la construcció d’una nova vida?
L’educador social és qui posa una mirada empàtica i qui treballa des de l’acompanyament. A nosaltres ens agrada més dir que acompanyem que no pas ajudem. En el moment que dius ajudar ja estàs posicionant-te des d’una mirada asimètrica, en canvi acompanyar significa que veus a l’altre com tu. De fet, des de la XAPSLL estem treballant amb la campanya Podries Ser Tu, que vol sensibilitzar a la població de que qualsevol persona es pot trobar en aquesta situació. Des de l’atenció directa ho vivim cada dia a dia. M’he arribat a trobar en una habitació a dos persones sense llar que set anys enrere una era la cap de l’altra i l’atzar les va unir de nou.
Com és la intervenció d’un educador social amb les persones sense llar?
Els educadors socials fem una intervenció basada en l’acompanyament, en entendre perquè aquesta persona s’ha trobat al carrer i que a nosaltres també ens podria passar i a partir d’aquí generar un clima de confiança perquè la persona recuperi el seu jo, la seva identitat, i poder creure que pot tornar a sortir-se’n. Com a educadors socials tenim un paper clau perquè si nosaltres pensem que la persona pot sortir-se’n, se’n sortirà, si nosaltres la mirem com una persona que ja no té res a fer en aquesta vida, segurament no l’estarem ajudant.
Ets alumne d’Educació Social de la segona promoció de la Facultat Pere Tarrés – URL que aquest any celebra 25 anys. Com creus que ha canviat la professió des que vas començar fins avui?
L’educació social s’ha anat consolidant amb el temps, però molt lentament. Encara avui ens podem trobar amb persones que els costa definir l’educació social. Penso que el repte de l’educador social és ser reconegut com un metge, un mestre o un arquitecte. Per sort els estudis tenen 25 anys i el Col•legi aquest any en farà 20. Hi ha molta feina a fer per part dels educadors, els que estem treballant sobre el terreny.
És cert que la crisi ens ha donat certa visibilitat i reconeixement. Sóc dels que penso que de tota crisi pot ser una oportunitat. Però tot i això, no només en la crisi hem tingut un paper, ja que en el dia a dia, l’educador social té un paper important.
Deies que l’educació social és una professió difícil de definir pel conjunt de la societat. Com la definiries?
M’agrada definir l’educador com aquella figura referent que acompanya a processos de vulneració de drets i de vulnerabilitat. Al parlar de vulnerabilitats parlem des d’una persona gran que viu sola, a un menor desemparat, a una persona amb diversitat funcional o una persona sense llar. És aquesta la nostra raó de ser, creure en les persones i fer camí amb elles.
Alguna recomanació o consell pels alumnes que ara són a la Facultat i seran els educadors socials del demà?
Sempre m’agrada dir que l’educador social que està en una Facultat també ha d’estar al carrer. A banda d’estudiar, un educador social ha d’estar vinculat, des del voluntariat, l’associacionisme, a entitats que treballin en pro de les persones, siguin entitats de lleure, com un casal, un esplai o un cau, o bé una ONG o un moviment de barri o una assemblea per estar en contacte amb la seva realitat. Un educador social ha d’estar en contacte amb la realitat que l’envolta. Si l’educador vol alguna cosa l’ha de construir per ella mateixa, som nosaltres el que hem de posar en valor les coses.
David Vázquez Villamor
Diplomat en Educació Social l’any 1996 (Fundació Pere Tarrés) i Psicopedagog. Activista cultural i músic. Ha treballat amb infància en risc i en els darrers 15 anys en l'àmbit de l'exclusió social i persones sense llar a l’Obra Social Santa Lluïsa de Marillac. Organitza el Recompte 2017 de persones dormint al carrer a Barcelona per a la XAPSLL (Xarxa d’Atenció a Persones Sense Llar). És tutor i col·laborador docent al Grau en Educació Social a la UOC i a l'institut de cicles formatius Bemen-3.

viernes, 15 de diciembre de 2017

BCN SOCIAL. El Régimen Asistencial



https://www.linkedin.com/pulse/el-r%C3%A9gimen-asistencial-la-corrupci%C3%B3n-de-los-derechos-sociales-elenei






Las entidades persiguen las ganancias y sus profesionales las obtienen a través de expedientes exitosos
El pan de cada día en los servicios sociales de Barcelona, tanto para los profesionales como para las personas usuarias, se manifiesta en forma de entrevistas y citas. Estos encuentros se hacen para construir y mantener un vínculo, entre las personas necesitadas de ayuda social y las entidades gestoras de estas ayudas, teniendo como objetivo final, la evaluación, la medición y la supervisión de las capacidades que puedan reflejarse en la persona atendida. El seguimiento y el plan de ahorro, se han instrumentado para canalizar los fondos de las partidas presupuestarias. Aunque las ayudas, monetarias y no monetarias, son el instrumento principal de las entidades sociales, para sus profesionales periféricos, de trabajo, educación e integración social, no lo son. Las ayudas sociales, son para los profesionales lo que son los expedientes y los informes para las entidades, y el seguimiento al usuario, así como el control de su expediente, son para los profesionales lo que es el dinero para sus entidades. Las entidades obtienen fondos a cambio de resultados en forma de gastos, informes e indicadores, y lo hacen por medio de sus profesionales, quienes a través de la generación y el seguimiento de expedientes, logran el objetivo institucional. Las reglas son muy sencillas y no hay una legislación compleja que haga regular las pautas de gestión, es decir, que no existe una normativa en cuanto a las formas de obtener y lograr los objetivos institucionales, quedando al libre mercado, pos así decirlo, la elección del usuario idóneo y la forma más rentable de trabajar.
El seguimiento es la razón del trabajo social
El instrumento de poder que poseen los profesionales, no es realmente percibido por ellos mismos como tal, es decir, que no existe la conciencia de este poder ejercido sobre las personas que atienden. A su vez, las personas usuarias, sí que perciben este poder al que están sometidas, e intentan adaptarse lo mejor posible, desarrollando la mayor parte de las veces una actitud seguidora y un tanto sumisa. Entre usuarios y profesionales, se desarrolla un vínculo cuyo progreso entraña una retroalimentación cíclica, es decir, que de entrada se despliegan unas posturas de dominio y sumisión, y una vez asumidos los papeles, dichos papeles condicionan y guían la relación entre ellos, para luego volver a modularse los papeles a causa de la relación. La relación de usuario-profesional sufre el mismo proceso cognitivo de iniciación, crecimiento y maduración, que sufre cualquier relación social, sea familiar, de amistad, laboral o de pareja. El carácter materno paternal es muy dominante en el asistencialismo social actual, y aunque se trate de un servicio público a personas adultas y no a unos niños, los servicios sociales acaban imponiendo una doctrina muy similar a la de cualquier religión.
Las entrevistas de ahora son las confesiones de antes, y las pautas del plan de seguimiento son las aves marías y las letanías que imponían antes
Esta clase de relación, actualmente no se da en ningún otro sector de servicios, sean públicos o privados. Existía antes cuando la iglesia era la institución dominante del estado y los párrocos administraban y supervisaban la fe; la que existe actualmente, es a causa de una falta de interés público y la manifestación de los sentimientos morales que gobiernan la vida de los ciudadanos, pues no es más que la transcendencia de la anterior y medieval relación caritativa. Los servicios sociales actuales son una adaptación del negocio de la caridad a las costumbres modernas, de ahí que la relación sea de dependencia entre usuarios y profesionales. Aunque exista bastante teoría en materia de sociología, a la practica se emplean las mismas técnicas caritativas de siempre, pues se sigue persiguiendo un vinculo fuerte y un proceso de fidelización del usuario, es decir, que se busca institucionalizar a las personas, a que no recuperen sus libertades de forma no asistencial, sino dentro de un marco institucional preestablecido. Tanto para las personas trabajadoras como para las usuarias, esta relación supone mucha toxicidad moral, mucha fatiga, y en algunas ocasiones mucho estrés. Ninguna de las dos partes tienen la culpa de verse envueltas en un baile fastidioso, pero ahí están actuando las dos por necesidad, y aunque se vean cada una por su lado muy diferente a la otra, no son más que las dos caras de una misma moneda, pues una a nacido a raíz de la otra, y la otra sigue existiendo a raíz de aquella.
Cuando lo pierdes todo, tan solo te queda la simpatía, porque nadie te reconocerá los derechos sociales
Los procedimientos de la asistencia social se han institucionalizado en un modelo estándar para cada entidad, y han madurado en forma de procedimientos estandarizados. Cualquier profesional nuevo que se vaya a incorporar, así como cualquier usuario nuevo que vaya a ser atendido, quedará inmerso en un sistema de patrones fuertemente consolidados que le hará comportarse como una maquina, y será gracias a la experiencia institucional adquirida en un marco de libertad y ausencia de procedimientos científicamente probados. Uno de estos procedimientos es el plan de ahorro, y es la peor tortura que sufren las personas usuarias bajo el seguimiento del profesional asignado. La persona usuaria está forzada y obligada a cumplir con una actitud casi estoica y muy parecida a la que impone el FMI a los países endeudados, es decir, que los profesionales imponen a sus usuarios lo que ni ellos mismos serían capaces de hacer en sus condiciones mas o menos acomodadas, para no hablar de si se encontrarían en la situación misera de los usuarios. Los profesionales exigen y persiguen a los usuarios el cumplimiento del plan de ahorro, y estos últimos adoptan una postura sumisa mientras estén bajo presión, pues en cuanto se ven liberados de tal fastidio, vuelven de inmediato a expresarse con normalidad. Obviamente no les pasa a todos, porque no todo el colectivo atentido tiene ingresos o rentas, y dentro de los que las obtienen, sea mediante pagas sociales, sueldos y salarios u otras clases de rentas, existe un porcentaje muy alto que puede sobrellevarlo bien.
De este último subgrupo, la mayor parte son extranjeros quienes han venido a este país con el objetivo de ganar dinero y ahorrar para enviarlo a su país de origen, o llevárselo para cuando quieran volver, pues están aquí por sus altas capacidades laborales y no por haber sufrido la exclusión. Los extranjeros atendidos por los servicios sociales fueron acogidos por encontrarse en situación de sinhogarismo y no de exclusión social, aunque una gran parte de los profesionales del sector no lo interpreten así. En cuanto a esto último, es un hecho causado por una ausencia de literatura exacta y fiable en materia de trabajo social, pues los profesionales se empapan de ambigüedades y relativismo en sus estudios universitarios y no aprenden a diferenciar bien los conceptos, confundiéndolos y tergiversándolos sin querer, por desconocimiento y por tendencia común.
A la hora de atender las solicitudes de auxilio social, los profesionales prefieren acoger a los inmigrantes antes que a los nacionales, por sus conductas sumisas. Estos últimos, ya vienen con esa idea de tener que someterse para ganar algo, mientras que un ciudadano nacional no puede someterse de inmediato, porque la petición y la insinuación le cogen por sorpresa y su reacción es de rechazo y aversión. Para cuando un miembro nacional en situación de exclusión social, aprende la necesidad de adoptar el papel sumiso, ya es demasiado tarde y se encuentra en situación de cronicidad total, a causa del rechazo institucional experimentado. Una persona extranjera, desde el minuto cero en una entrevista, suele caer bien y resulta bastante simpática, mientras que una persona nacional, por el hecho de haber sido marginada, humillada y mal tratada, suele resultar antipática y no merecedora de ayuda, por el hecho de no transmitir la simpatía esperada, de no poseer las altas cualidades y capacidades laborales esperadas, y por poseer alguna clase de adicción.
Dicho esto último, al confundirse los conceptos de sinhogarismo y exclusión social en la mayor parte de la sociedad, los profesionales tienden a aplaudir, apremiar y dignificar a los inmigrantes por sus conductas humildes, sanas y receptivas, y no saben discriminar los efectos del sinhogarismo de los provocados por una exclusión. Juzgando por los resultados a la vista, se deduce fácilmente el error humano nivel institucional, y la causa de este error no puede ser otra más que la disfuncionalidad educativa en las universidades, reforzada por los sentimientos morales del sector. Lo que hay es el producto de lo que se aprende, lo que se aprende es el producto de lo que se enseña, y lo que se enseña, en ausencia de evidencias científicas y trabajos serios de investigación, es el producto de lo que creen que se debería saber y de cómo se debería pensar. La mediocridad profesional expresada en un sector en particular, no es más que el reflejo de una mediocridad académica representante del conocimiento empleado en dicho sector.
Tal y como he dicho antes, los extranjeros suelen acatar con facilidad las pautas del seguimiento, y he aquí la razón del "know how" en el trabajo social, del porqué se hacen las cosas como se hacen, y es debido a que los procedimientos del trabajo social han sido configurados en base a los inmigrantes, quienes al no sufrir la exclusión y estando cuerdos, han determinado los procedimientos a seguir. La entidades y los profesionales, han generalizando y metido en el mismo saco a inmigrantes y nacionales, siendo estos últimos quienes, por los efectos de la auténtica exclusión social, han perdido las capacidades laborales, las de relación social, e incluso la cordura.
Los nacionales sufren un régimen institucional hecho para inmigrantes del tercer mundo
Es injusto y solo ellas, las personas de nacionalidad española, saben lo cruel que es el sistema de servicios sociales, al compararles y hacerles que compitan con los inmigrantes en condiciones absolutas de desigualdad. Es tan injusto y trágico, que se asimila a los regímenes educativos de antaño, donde los niños de padres pobres o campesinos, eran estigmatizados y presionados por los maestros y las maestras, al ser comparados y empujados a competir con niños afortunados en tiempo, recursos y entornos culturalmente elevados.
Para que se hagan una idea del porqué está como está el sector de los servicios sociales, sepan que la democracia, es decir, los sistemas de imposición por influencia mayoritaria, suele reinar en cualquier lado, en cualquier empresa y en cualquier grupo social, sin que el tercer sector se escape a ello. La mayor parte de personas, clientes, proveedores, o participantes, suele marcar, de forma activa, pasiva, directa o indirecta, las normas y los procedimientos a seguir en términos absolutos para una empresa, país o grupo social cualquiera. No es que los inmigrantes han determinado de forma consciente el funcionamiento de los servicios sociales en España, sino que lo han hecho por su mayor presencia en las peticiones de recursos. Las entidades sociales, en ausencia de un consenso estatal y una legislación como es debido, han buscado siempre la rentabilidad con el mínimo esfuerzo posible y han dado paso a que los profesionales vayan buscando lo mismo, ejerciéndose a raíz de las necesidades institucionales y las personales de los profesionales, una selección darwinista entre los solicitantes de auxilio social, dejando al margen a quienes por derecho constitucional les tenían que atender y abriendo los brazos a un colectivo con intereses puramente económicos, los inmigrantes.
El sector se ha adaptado tanto a los inmigrantes, que expulsa, margina y maltrata a los nacionales
Es muy común el hecho de que, la materia prima o la tipología de los clientes, vayan cambiando las formas de hacer en un negocio determinado, e incluso en todo un sector, y lo mismo ha sucedido en el tercer sector de Barcelona, pues los inmigrantes, al representar más del 90% de los usuarios de servicios sociales desde hace más de una década, han ido modificando el trabajo social hasta tal punto de resultar muy perjudicial para los miembros nacionales. En ausencia de regulación en este sentido, las entidades han cambiado mucho el panorama del trabajo social, transformándose todo el sector social público en uno privado de hostelería y turismo para inmigrantes pobres.
Los profesionales comparten más cosas con los usuarios que con las entidades para las que trabajan
En cualquier país, un servicio público debe beneficiar a su propio pueblo, porque de otra manera sería un negocio privadao, pero en Barcelona, a pesar de que el sector de los servicios sociales esté financiado con el dinero de los españoles, los únicos beneficiarios de su gasto, son los inmigrantes pobres y los participantes en las juntas directivas de las entidades, así como sus participantes económicos. Los profesionales del trabajo social, así como los usuarios nacionales, son los únicos perjudicados; los primeros por tener que hacer el trabajo duro a cambio de precariedad laboral, riesgo personal y falta de reconocimiento social, y los segundos por estar desprotegidos ante la vulnerabilidad de sus derechos constitucionales, mientras sufren la verdadera y cruel exclusión social. Lo que ahora no se ve y nadie parece observarlo, en el futuro será visto como uno de los mayores errores institucionales.
El régimen asistencial de los inmigrantes pobres. que impera ahora mismo en el sector de los servicios sociales de Barcelona, tiene consecuencias mortales para muchas personas nacionales, hombres y mujeres que mueren cada año en la miseria y en el olvido, por no cuadrar en tiempo y situación con la naturaleza del sector social actual. El 90% de las personas que ocupan los pisos de Habitatge, de los programas de derivación, así como de los programas Housing First, está formado por inmigrantes, y tan solo una de cada 10 personas es española. Día tras día, mes a mes y año tras año, las entidades incorporan inmigrantes en sus programas de viviendas y no paran de publicar artículos y noticias, jactándose de sus labores sociales, mientras en las calles se pudren personas con derechos negados y olvidados. Esta situación actual es comparable con el "Apartheid" de Sudáfrica, con aquel sistema de segregación racial, pero con la peculiaridad de que, la segregación social en Barcelona, está promovida por los nativos acomodados y afortunados en contra de los nativos marginados.
Se necesita una acción social urgente
Ante esta situación, me gustaría animar a toda la comunidad de periodistas, investigadores, profesionales del sector y activistas, a que investiguen a todo el sector, con todas las entidades y programas, porque no tardarán en descubrir una realidad catastrófica. Ojalá la sociedad empiece a poner los ojos encima de esta situación y actúen en contra de una barbarie producida por un vació de ley y una despreocupación general. El día que lo hagan, que vayan a investigar la situación actual y vayan a rebuscar en todos los registros históricos de los últimos diez años, descubrirán un gran agujero negro de miles de millones de euros sobre las arcas públicas, miles de muertes en la miseria y un auténtico infierno para los ciudadanos excluidos de este país.
Es necesaria una revolución social del tercer sector
El sector de los servicios sociales, tiene que ser público, los profesionales tienen que ser funcionarios con todas las características profesionales de un medico o de un inspector tributario, y el sector contra la exclusión debería ser absorbido en su totalidad por la estructura de la Seguridad Social. Prohibiendo legalmente la caridad en todas sus formas y trabajando en la prevención de la exclusión más que en la gestión de la misma, es la mejor garantía para el derecho a la vivienda, al honor y a la dignidad.
No contribuyas a la ceguera social políticamente correcta. !ACTÚA!

Andrei Cristian Elenei - BARCELONA SOCIAL / ACTUM SOCIALIS